LOADING CLOSE
agente innovacion mineria apta

APTA incorpora a un nuevo agente de Innovación

Enfocado en el sector minero, el profesional se encargará generar vínculos colaborativos entre la industria, sector público y las instituciones del Hub; apuntando hacia el objetivo de la transferencia de tecnología.

 

APTA suma a un nuevo integrante a su equipo: se trata de Jaime Ramírez, el nuevo agente de Innovación que liderará los procesos conducentes a la comercialización de tecnologías para la industria minera, enfrentando el desafío de trabajar con miras al desarrollo del principal sector productivo de nuestro país.

El ingeniero civil electrónico de la Universidad Técnica Federico Santa María cuenta con una interesante carrera profesional que vincula experiencias en el sector público y académico; gracias a su desempeño previo en empresas proveedoras de tecnología para la industria minera, desarrollo de emprendimientos tecnológicos y una amplio conocimiento de la gestión de I+D proveniente de sus anteriores cargos en centros de investigación universitarios.

Con su experticia previa y habilidades de gestión, Jaime Ramírez espera ser un gran aporte para el hub. “Mi experiencia en ambos lados de la vereda (investigación universitaria y empresa privada), me ha permitido tener una visión amplia de la realidad del sistema de innovación en el país. De esta forma, espero lograr la integración entre ambos mundos a través de la generación de lazos de confianza y entendimiento mutuo, que permita en el mediano y largo plazo la implementación de soluciones de alto impacto”, indica.

De esta forma, el nuevo agente de innovación espera trabajar desde APTA para seguir en línea con sus motivaciones profesionales. “ Los elementos que me han impulsado desde mi formación de ingeniería es la transformación desde la ciencia hacia una propuesta de valor que mejore la calidad de vida de las personas, su entorno y que tenga gran impacto en lo social y económico”.

Sobre los objetivos de APTA en general, Jaime agrega que “su rol es esencial para entregarle a las universidades las herramientas que hacen falta para convertir un desarrollo científico tecnológico en una innovación de alto valor. Sin este eslabón, el país seguirá siendo un productor de materias primas, el valor agregado de la tecnología será el que permitirá alcanzar los estándares de países desarrollados”, finaliza.