NovedadesNoticias

Propiedad Intelectual y pandemia: un momento clave para reflexionar

Es sabido que otros sistemas biológicos son capaces de evolucionar o adaptarse a una velocidad mucho mayor que el humano y, ciertamente, más rápido que lo que somos capaces de modificar nuestras propias conductas o leyes. Por eso, hoy tenemos que utilizar de manera oportuna el conocimiento y capacidades que ya existen.

 

Por Felipe Smith, Analista de Innovación y experto en propiedad industrial, Hub APTA.

Este ha sido un año diferente. Comenzó con mucha ilusión y en pocos meses tiene al mundo entero adoptando nuevas formas de trabajo, nuevas maneras de relacionarse con los seres queridos y nuevos focos de desarrollo tecnológicos. Hemos podido trasladar a canales virtuales una parte importante de nuestras actividades y ver, como nunca antes, al low-touch economy volverse imperativamente nuestro mejor aliado. 

 

A pesar de todo esto, hoy 26 de abril se celebra de igual forma el Día Mundial de la Propiedad Intelectual, creado con el objetivo de dar a conocer esta disciplina de orden jurídico y recalcar su función en la promoción de la innovación tecnológica y la creatividad, aspectos que van plasmando nuestro mundo.

 

No obstante, la enfermedad por coronavirus iniciada como epidemia en 2019 (COVID-19), ocasionada por el virus SARS-CoV-2 y reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como pandemia el  11 de marzo, ha transformado la vida de todos y, con ello, la aplicación de los derechos de propiedad intelectual e industrial. 

 

Por ello nos preguntamos ¿podría esta pandemia de covid-19 hacernos más fuertes como especie a largo plazo? y, de ser así, ¿cómo la propiedad intelectual podría favorecer dicho fortalecimiento?

 

Licencias Obligatorias en tiempos de pandemia

 

Hace unas semanas, en Italia, un fabricante de dispositivos médicos se negó a compartir el diseño y esquemas de las válvulas de respiradores mecánicos que urgentemente se necesitaban para su fabricación mediante impresión 3D y así salvar vidas en el hospital de Chiari, Brescia. 

 

Son este tipo de situaciones (que eran de esperarse) las que nos hacen cuestionarnos si las reglas del juego están o no claras de igual forma para todos. Afortunadamente, el sistema de patentes contempla normas para favorecer que, en estos casos, todos los recursos disponibles y necesarios lleguen a la población.

 

En efecto, estamos hablando de las licencias obligatorias. Este es un tipo de licencias, aprobadas por los Estados, las cuales permiten que una agencia pública o un fabricante de medicamentos genéricos copie un fármaco o producto patentado sin el consentimiento de la compañía de marca que posee la patente. La medida se justifica en la protección de la salud pública y está amparada en el Acuerdo sobre aspectos relacionados con el comercio de derechos de propiedad intelectual (ADPIC o, en inglés, TRIPS). 

 

Afortunadamente, la aplicación de esta figura jurídica para impedir que empresas abusen de sus privilegios industriales o de su posición dominante en el mercado por la crisis parece ya estar mostrando sus primeros frutos en Chile, Ecuador, Canadá e Israel.

 

Chile dando un ejemplo para el mundo

 

De acuerdo con información del Instituto Nacional de Propiedad Industrial (INAPI), el laboratorio ABBVIE, INC. le solicitó la cancelación voluntaria de seis patentes vinculadas a los medicamentos Norvir y Kaletra, cuyos principios activos son testeados para el tratamiento del COVID-19. Desde el lunes 6 de abril, y luego de que la OMS diera a conocer la posibilidad de su efectividad contra el COVID-19, estas seis patentes se encuentran liberadas en Chile con el objetivo de que, en su calidad de dominio público, se emplee libremente su uso experimental en relación con el COVID-19. 

 

Además, la Cámara de Diputados ha aprobado un proyecto de resolución para el otorgamiento de licencias no voluntarias a la vista de la pandemia y sus riesgos asociados, y de este modo facilitar el acceso a tecnologías para el tratamiento del virus por motivos de emergencia nacional.

 

Así, el sistema de patentes ha sabido mantener este as bajo la manga y se espera que el ejercicio de estas medidas favorezca más temprano que tarde a la salud pública. Si no es en tiempos de pandemia, ¿cuándo entonces?

 

Banco Voluntario de tecnologías: juntos somos más

 

Habiendo visto los casos anteriores, queda claro que el delicado equilibrio entre el interés particular y el interés social del derecho de propiedad no siempre puede ser garantizado en debido tiempo. ¿Existirá alguna forma de torcer este paradigma en favor de la salud pública? La respuesta es sí: sólo basta la voluntad de las partes. 

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) se encuentra apoyando la creación de un banco voluntario de derechos de patente liberados, como parte de un plan de equidad en el acceso a terapias y próximas vacunas. A través de este banco voluntario, datos de pruebas de diagnóstico, ventiladores, máscaras N95, vacunas y medicamentos podrán ser compartidos mundialmente para frenar la actual crisis sanitaria.

 

Dicho proyecto es un trabajo colaborativo entre la Asamblea Mundial de Salud, la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), el Fondo de Patentes de Medicamentos, Unicef, la Coalición para la Innovación en Preparaciones para Epidemias, el Fondo Mundial para la Lucha contra el VIH/SIDA, la Tuberculosis y la Malaria, y la Alianza Mundial para Vacunas e Inmunización (GAVI).

 

Patentscope Covid-19 Index

 

Esperando, por una parte, que la balanza se incline hacia el interés público en más países y, por otra, que el banco voluntario de tecnologías liberadas llegue a buen puerto, no podemos ignorar que más eficaz que actuar, es hacerlo a tiempo. 

 

Por eso, y en tiempo récord, la OMPI dio anuncio el 20 de abril de un nuevo servicio de búsqueda de patentes especialmente pensado para apoyar los esfuerzos de innovación relacionados con problemáticas asociadas a la actual pandemia de COVID-19.

 

Esta nueva función de búsqueda en su base de datos mundial de patentes, PATENTSCOPE, proporciona a científicos, ingenieros, encargados de la formulación de políticas de salud pública, agentes de la industria y miembros del público en general una fuente de información de fácil acceso para mejorar la lucha contra este coronavirus y otras enfermedades.

 

Con sólo un vistazo se puede acceder a las siguientes categorías de tecnologías: equipos de protección personal, diagnóstico, instalaciones médicas y transporte, tratamientos médicos, respiración artificial, informática y otros. Este nuevo servicio está disponible en 10 idiomas, incluyendo español, inglés, alemán, francés y portugués.

 

Se puede acceder a la plataforma en el siguiente link: https://patentscope.wipo.int/search/en/covid19.jsf

 

Reflexiones

 

Es importante recordar que la ciencia y la tecnología son elementos clave para combatir este y otros obstáculos que la humanidad atraviese -tal como ha sido desde siempre- y que el sistema de patentes proporciona una fuente de conocimiento científico y técnico, utilizado por todo el mundo en alguna manera, el cual hoy muestra una relevancia innegable. 

 

Sin embargo, no basta con poseer científicos altamente capacitados para los desafíos de hoy y mañana, sino también del constante ánimo de cooperación entre las personas. Sin esa cooperación, sin esa sinergia, no existe sistema sostenible para nuestra especie.

 

Es sabido que otros sistemas biológicos son capaces de evolucionar o adaptarse a una velocidad mucho mayor que el humano y, ciertamente, más rápido que lo que somos capaces de modificar nuestras propias conductas o leyes. Por eso, hoy tenemos que utilizar de manera oportuna el conocimiento y capacidades que ya existen. El sistema de patentes y la propiedad intelectual en general ya nos han demostrado sus funciones actuado en favor del reconocimiento de los inventores y autores, pero hoy nos encontramos en un momento que está creando historia en nuestra era; tenemos la oportunidad de vivir sus bondades desde el otro lado de la moneda y nada menos que a nivel mundial.

 

Desde APTA, y como expertos en transferencia tecnológica, esperamos seguir contribuyendo en llevar la ciencia y tecnología a soluciones reales para mejorar la calidad de vida de las personas de hoy y de todos quienes lleguen a pisar nuestro planeta. Esta crisis está sacando lo mejor de muchas empresas, conciudadanos y generadores de tecnología, y es de esperarse que los desarrollos con fecha de elaboración 2020 conlleven un valor moral en su contexto, aparte de su mérito tecnológico. Por ello, y cuando todo esto pase, permitamos que la propiedad intelectual e industrial ayude a la recuperación económica cumpliendo con su razón de ser: incentivar el desarrollo tecnológico y el bienestar de nuestras sociedades.

Suscríbete a nuestro briefing

Al enviar tus datos, aceptas nuestros términos y condiciones para recibir nuestros contenido.