NovedadesNoticias

Investigadores de la UCSC avanzan en el desarrollo de tecnología de limpieza para la acuicultura

La innovación fue una de las cinco seleccionadas por el programa Fill the Gap, de APTA, que busca acortar las brechas relacionadas con la madurez, financiamiento y cooperación tecnológica de soluciones de alto impacto.

Pablo Venegas es el director del Laboratorio de Biotecnología e Ingeniería Acuícola de la Universidad Católica de la Santísima Concepción (IBA – UCSC), entidad que trabaja desde el 2003 en tecnologías para la acuicultura. En 2017 y tras una visita tecnológica al Instituto Tecnológico del Salmón (Intesal) -que tiene el objetivo de dar soporte científico y técnico a las empresas productivas y proveedoras asociadas al gremio-, supo la necesidad de la industria de sacar la suciedad de los estanques acuícolas, de manera automática y continua.

 

Fue así como comenzó a trabajar en un sistema que se basara en el fenómeno de la “taza de té”. “Cuando revuelves una taza de té y le das velocidad, se forma un hoyo en el centro y se levantan las paredes. Se produce una fuerza por el peso del agua en las paredes del estanque, empujando hacia abajo y esta presión saca la feca de los peces hacia afuera. Para que esto ocurra, debes aumentar mucho la velocidad y eso ocasiona que los peces pequeños se pegan al centro y muchas veces mueren”, explicó Venegas.

 

Para proporcionar una solución tecnológica que no generara mortalidad y que disminuyera costos en energía y uso de agua, Venegas, de la mano de su tesista y hoy profesional en acuicultura, Katherine Llancaleo, construyó un disco del mismo tamaño que los estanques, que separa la parte inferior de la superior, donde se encuentran los peces. Lo evaluaron y efectivamente se produjo el efecto deseado: a medida que la velocidad del agua aumentaba, en la parte inferior generaba el fenómeno de succión y la mugre iba saliendo constantemente a través de las diferentes ranuras ubicadas en todo el diámetro del disco.

 

“Si acumulas fecas dentro del estanque, porque no se dan las condiciones naturales para que salga sola, se produce descomposición de materia orgánica. Al aumentar la cantidad de CO2, disminuye el oxígeno, porque las bacterias empiezan a degradar materia orgánica y eso genera efectos negativos en los peces. Además, como no tengo que llegar a 15 centímetros por segundo dentro de un estanque de 100 metros cúbicos para que se produzca el efecto de la taza de té, no debo mover toda la masa de agua del estanque, sino solo la que está debajo del disco, una fracción de menos del 10% y eso entrega un ahorro de energía sustancial. A su vez, como no tengo que tener una altura de agua suficiente para que se produzca el fenómeno de la taza de té, tampoco debo llenar el estanque. Puede llenarse el 70% y mantener a los peces, cuando son pequeños con un 30% de la altura del agua o 40 o 50%. Finalmente, los peces no se someten a estas velocidades dañinas y se pueden distribuir en el diámetro de todo el disco”, precisa Venegas.

 

El dispositivo desarrollado por los investigadores de la UCSC tiene la virtud de construirse en base a cualquier material que dé la rigidez suficiente para mantenerse recto, como el acero inoxidable, policarbonato y acrílico. Además, la tecnología no solo sirve para los salmones, sino también para especies que viven en el fondo, por ejemplo, el lenguado, los camarones y la langosta.

 

“Presentamos la solicitud de patente en diciembre de 2019. La universidad nos ha ayudado para financiar el prototipo y gracias a la participación en el programa Fill the Gap, de APTA, ya contamos con una empresa inicialmente interesada. La idea es tener una compañía dispuesta a invertir recursos en las pruebas de prototipaje y en licenciar la tecnología”, sostuvo.

 

Más sobre esta tecnología en https://youtu.be/OZ5SI2BA_7I

 

 

Acerca de Fill the Gap

 

Es un programa de hub APTA que busca acelerar la negociación y comercialización de tecnologías desarrolladas por investigadores de sus universidades socias. Con esto, pretende acortar las brechas relacionadas con la madurez, financiamiento y cooperación tecnológica de soluciones de alto impacto.

 

APTA seleccionó cinco tecnologías próximas a ser transferidas, las cuales serán apoyadas con $20 millones ($100 millones en total) y acompañamiento para la realización de actividades relevantes en la conclusión de acuerdos comerciales o con el propósito de avanzar en su validación tecnológica.

Suscríbete a nuestro briefing

Al enviar tus datos, aceptas nuestros términos y condiciones para recibir nuestros contenido.